Bichos que peligrosamente parecían de plástico

Parecían de plástico. Eran reales lo que servía para temerles más todavía. Pero parecían de plástico. Las flores ya estaban algo ajadas del calor del verano, pero los bichos eran nuevos, casi jóvenes pues la edad de los bichos es muy incierta. Creo que pensé en acercarme algo más pero deseché la idea al verlos a través del objetivo. Si llegan a levantar la vista, me hubiera convertido en otra estatua de sal.

Todos somos identicos al principio y al final

Dime si no es maravilloso ver tanta gente perfectamente diseñada y agrupada para agradar la vista de quien pasa por este muro. Son gentes que no sabemos qué hacen allí, pero su orden es perfecto, sus sombras acompañantes necesarias, sus siluetas todas iguales la mejor manera de saber que en realidad todos somos identicos al principio y al final. El autor no sabemos qué quiso decirnos, pero en cambio si somos capaces de inventarnos una mirada personal, decidir qué nos quiso decir. Somos libres para interpretar el ARTe como nos de la real gana. O la republicana.

El perfil de una flor morada intentando tocar la trompeta

Cuando una flor se pone de perfil es que no te quiere entregar su mirada, es que intenta esconderse de quien la mira. Claro que si quien se pone a verla de perfil eres tú, es que elijes el punto de vista. Todos podemos elegir. En este caso intenté saber si la flor mordad era capaz de tocar la trompeta ella sola. Casi aseguraría que no, pero no voy bien del odio izqueirda. Ni del derecho.

Más entradas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...