Escribir con las manos, no con los dedos

Alguien se puso a escribir en la pared sin tizas ni lápices, empleó el grafismo en relieve, los trazos gruesos de lo que más cerca tenía. No sabemos qué quiso decirnos, aunque sus intenciones eran las de no decirnos nada.

No va en busca de la libertad, viene de ella

No va en busca de la libertad, viene de ella. Transcurre calmada mirando el agua, aunque no se note la mirada. Busca el mantenimiento de la vida, busca comida. Sabe que en un instante, cuando toque, tendrá que bajar con rapidez en busca de la muerte. De la del pez, claro. Viene de la libertad, de la suya, claro.

Fotografía de Miguel Puente Ajovín

El extraño caso de la ventana que muy pocos ven

Y no supe asomarme lo suficiente, como para saber si todo era blanco.

Pero me lo imaginé y con eso y ya conformado, me fui en busca de otro.

Nada hay como ser cazador de imposibles. Cada vez que logras uno te sientes el rey.

Aquella ventana se quedó, pero no todos saben asomarse a ella. Incluso ni saben que está.

Casi al final, en el camino del mar que finaliza

En la orilla de un Atlántico cercano.

Esperando que los aires le golpeen todos los días, antes de que las aguas se la lleven.

Los verdes del mar, sujetos con clavos, para no perderlos.

La calma de color, los ojos del mar.

Casi el final, casi al final.

Las puertas te permiten entrar. Y salir, que no sé qué es peor

Las puertas te permiten entrar. Y salir. O simplemente mirarlas y creer que detrás hay alguien mirándote a tí también. Una puerta es un freno, pero también es una oportunidad, el inicio de una historia, un lugar para tocar y esperar. El lugar tras el cual hay otro mundo y desconocido. No es un viaje a dentro, puede ser un viaje desde fuera.

Tenemos la seguridad de que empezamos la vida ganando la batalla

A cada uno nos corresponde una luz, un momento, un instante de vida, un trayecto entre un huevo y una gallina. Ese espacio es secreto, es inmenso, es una batalla en busca de la luz, es una lucha encarnizada por llegar a la tranquilidad del tronco madre. A cada personas en concreto nos queda la seguridad de que empezamos la vida ganando la primera batalla.

Obra de Ree Morton. 1974. Museo Reina Sofía, Madrid

¿Por qué se llamará Cuesta de la Sangre?

España es tierra de bellos nombres en las calles. Con los años hemos ido cambiando estos nombres tan hermosos por referencias a personas que creemos importantes. Pero a cambio hemos suprimido los vitales nombres que desde los ancestros de la historia se fueron construyendo sin saber en muchos casos el motivo. Cuesta de la sangre. Extremadura.

Más entradas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...