Feliz Año Nuevo y gracias por estar mirando esta ventana.

Irse es transformarse, cambiar de lugar pero seguir siendo igual. Se van. O nos vamos. Cambiamos de marco o de cuadro. Nos cambian. Esta noche todos vamos a cambiar un poco. Es algo más que un simple número, es subir la colina, observar un instante que todo es muy parecido y seguir caminando en busca de la siguiente. Feliz Año Nuevo y gracias por estar mirando esta ventana.

¿Y si nos tumbáramos para mirar diferente?

Andamos erguidos, lo cual es una gran ventaja, pero vemos siempre las situaciones desde la posición de pie. Si fuéramos a cuatro patas, todo lo veríamos diferente. Es posible que peor, o no. Al ser capaces de andar siempre de pie, miramos poco al suelo y mucho al frente, lo que está muy bien. Pero todo lo que nos rodea lo vemos como más pequeño, ampliándonos a nosotros contra el ambiente que nos rodea. Eso ya…, tengo mis dudas.

Las ventanas nos lleva al futuro o al pasado

Tras las ventanas siempre vemos lo escondido. Necesitamos las ventanas para enmarcarnos, para escondernos incluso. Pero las ventanas nos sirven para incluso no ver, para disfrazarnos de escondidos. De todas las ventanas salen siempre sogas a donde engancharnos, si lo que queremos es traspasar el presente para escapar. Aunque nunca se sabe si esta soga nos lleva al futuro o al pasado.

¿Es de cuerdos usar lo usado?

Usar lo usado. ¿Usamos lo que ya sabemos que sirve para ser usado? Preferimos lo nuevo aunque no sepamos bien qué uso le vayamos a dar. Usar es emplear, es utilizar, es lograr, es acariciar y con suavidad poder disfrutar de su uso. Usar es disfrutar también, pues pocas veces usas aquello que sabes doloroso. Usas es gastar, pero hay cosas que aunque las uses mucho nunca se acaban, nunca se agotan. Si acaso se transforman. ¡Usémonos más!

En una habitación negra, todos somos negros

Cuando estamos dentro de una habitación negra, somos también negros. No existimos excepto para nosotros mismos. En este lugar sólo existe esa luz y algunas pequeñas formas que la iluminan. Nosotros no estamos, no se nos nota. Sólo podemos contemplar, sabiendo que nadie nos va a contemplar a nosotros.

La salida está a sólo dos pasos de distancia

Incluso aunque todo esté roto, siempre nos quedará la luz que nos viene por detrás para iluminarnos el camino. A veces incluso, la vemos de frente, y simplemente tenemos que atravesar la pared para encontrarnos con ella. Nuestro atrevimiento es sólo ese, atrevernos a dar dos pasos para encontrarnos con la nueva salida.

Escapar no sirve para escapar

Escapar no sirve para escapar. Lo tengo comprobado. Sigo aquí, entre vosotros, lo he intentado pero nunca logro mis objetivos. Para escapar hay que disolverse. Y eso es complicado sin dinero. Para disolverse hay que pagar un precio muy alto. Y tras pagar nos debe quedar todavía mucho más para seguir estando disueltos.   

Más entradas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...